Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

jueves, 27 de noviembre de 2008

Nuevos mantras para mì

Cuando uno empieza a buscar, nunca sabe què va a encontrar, ni dònde osarà terminar. Las bùsquedas internas, me llevan a salir. No es escapar, si tengo pasaje de vuelta.
¡Nos vemos a mi retorno!

miércoles, 12 de noviembre de 2008

Suena igualito

Cheyenne..................Che, Jenn
A pablito y Fran por notar la diferencia y su similitud

lunes, 10 de noviembre de 2008

Porque yo sí.

Sin darme cuenta, un día empecé a escribir sobre lo que vivía. Y de hecho, muchas veces me meto al blog para saber en qué ando.

viernes, 7 de noviembre de 2008

M.I.C.H.U.S

Movimiento Internacional Clamando Humanidad en Santa Fé. Stencil en Garibaldi- Temperli.

jueves, 6 de noviembre de 2008

La moda, no incomoda.

Stencil en alguna esquinita de Av de Mayo, cerca de casa.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Una traba laboral


- Hola, ¿RRHH?
- Sí
- Soy Amapola, del área digital
- Ah, si. ¿Cómo estas?
- Bien, bien, gracias. Quería hacer un reclamo.
- Sí, decime.
- El inodoro del sector no está trabajando como corresponde. No sé si es personal o funcional. Pero el hecho es que no me responde, como si no me tragara.
- ¡¿Cómo?!
- Si, digamos que tiene una actitud poco receptiva casi hasta repulsiva. En fin...quería ver...quizás ....se lo podría cambiar por otro.
- La verdad es que es un reclamo un tanto inviable, pero trataré en lo posible, de hacerlo fluir.
- Te lo agradeceré mucho. Porque es incómodo, no sólo para mí, sino para el área. Es muy duro trabajar así.
- No te preocupes. Ya va a pasar.
- Gracias, muchas gracias.
Gracias a la Campano, por el estímulo

lunes, 3 de noviembre de 2008

Señales que confunden

Título original: Más vueltero que cabeza de borracho acostado en una cama, antes de vomitar en un balde.

Viernes a las 23 hs. recibo un mensajito de texto: “¿Que hacés?” Y yo que no estaba haciendo nada, salvo zapping, contesto: “Nada”. A lo cual, él retruca: “¿Aburrida? ¿Con ganas de jugar al cuarto oscuro?”
Mmmmmm. Qué podía constestar. ¿La verdad?: “ si, aburrida y con ganas de jugar a lo que sea”. Pero tipee: “Aburrida y en la tele no hay nada”. Y esperé su salvación. Tuve tiempo para bañarme y limpiar el plato de la cena y alguna cacerola. Aunque el pequeño intercambio de mensajitos de textos se había sentido como el preludio para una invitación, faltaba la propuesta en sí.
A los cuarenta minutos de mi último mensaje, muerta de sueño, y con el jean sobre la cama. Tomé la iniciativa. Agarré el teléfono y escribí: “¿Fue un amague?” A lo que contestó: “No. Sólo quería saber qué hacías.”
Por mí, terminó ahí.
-------------------------------------------------
Una semana después. Domingo 19 h. recibo un mensajito de texto: “Hola, ¿qué hacés?”. Y yo que todavía no sé si está bien dejar pasar estos colectivos, le contesto: “Hola, ¿cómo estás?” Inmediatamente recibo otro msn: “¿Qué hacías?” – “Terminando de cenar”, respondo. (Quizás deba aclarar que yo leí su mensaje de las 19hs a las 21 hs.)
Tuve tiempo de sacar la ropa del lavarropas y colgarla en cualquier barral de la casa con personalidad de tender. Y todavía no tenía novedades de su invitación. Sintiéndome un tanto enojada, replico: “Otra vez sopa.”
Y acá debería haber terminado.
Pero respondió: “No. Te invité temprano y ahora es tarde. Tengo mis tiempos. ¿Dónde vivís?”
Y acá debería haber terminado.
Pero insistió: “¿Y? ¿No contestás?”
Y acá debería haber terminado.
Pero lo llamé.
Y acá debería haber terminado.
Y arreglamos para salir el miércoles.
Pero en el fondo sé que debería haber terminado mucho antes.

lunes, 20 de octubre de 2008

¿¿¿Para ser feliz necesito eso???

¿Estás seguro? ¿Sólo eso y nada más? No estoy tan convencida de que funcione.
Tengo amigas que lo hacen con frecuencia, y no las veo más felices que yo. Es más, temo sentirme más vacía.
Entiendo tus argumentos. Que destraba mis chakras, que deja fluir mi energía, que me relaja, que le hace bien a la piel.
Pero lo veo un tanto lineal y básico, incluso superficial para ser la respuesta a mi felicidad.
Me estás diciendo que necesito encamarme a todo hombre que se me cruce en la vida o ¿entiendo mal?
Si es hombre, pum adentro. ¿Y el barómetro de felicidad sube? Al menos, ¿puedo pedir que el señor cuente con ciertas particularidades?, la dentadura completa, o no puedo andar con exigencias siquiera.
No te lo puedo creer. ¡¿La felicidad depende de un encastre anatómico?!
Por suerte me entero de esto a una joven edad. Suspendo el viaje a India, la entrevista con el Dalai Lama, abandono las flores de Bach, corto el psicoanálisis, gasto las monedas del i-ching en preservativos y me dejo de búsquedas místicas. Estoy anonadada.
¡Ya me pongo en acción! Pensar que ando rodeada de hombres: en el trabajo, en el colectivo, en el subte. Rodeada de felicidad todo este tiempo.
No voy a negar que he picoteado en el jardín de las testorena en ciertas ocasiones, pero lo entendía como un alegrón y no como felicidad, ni el eje de mi serenidad mental y espiritual.
Tu insistencia y seriedad me llevan a casi no cuestionar tu método. Así que no me queda otra pregunta más que...¿alguna pose en especial me hará más feliz? Ok, la que yo quiera.
Bueno, entonces al ataque se ha dicho, sábanas de satén, corpiño de encaje y good show.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Pequeño curso para seducirme



Hay frases elementales, acciones infalibles que debéis saber. Tened en cuenta que este cursillo es válido suponiendo que no sois un Adonis, sino más bien un caballero andante ordinario que necesita de su espada para adentrarse en los campos del amor.
Jamás olvideis pasar obligatoriamente por un baño general, una refrescadita o un manguereo previo al encuentro.
No es menester contar con transporte privado. Cualquier calabaza puede transformarse en carroza. Recordad que una frenada abrupta de colectivo puede terminar con una mano en la espalda siendo ésta vuestra primer caricia.
Tampoco es imperante una flor, ni un bombón. Pero sí un halago. Alguna mención a mi hermosura, a mi humor o inteligencia, estará bien. ¡Jamás de los jamases un peluche!
Por favor no escupáis el suelo y tratad en lo posible de no fumar.
Grandes disparates serán premiados con más de una sonrisa.
Hablemos de actos de heroicos tales como abrirme la puerta y mantenerme del lado interno de la acera. Primordiales si queréis gozar de mi luminocidad.
De besos, caricias y consecuencias: ante cualquier duda,resistiros a vuestros impulsos, luchad contra vuestra propia hombría. Si la cita transcurriera con más desgracias que opulencias, podríais aventurarte en un intento de beso, pero sólo al final, sin promesas de ser retribuído. De ocurrir tal hecho, dad por concluido el acto. No insistáis. No preguntéis. No insultéis. No os violentéis. No obliguéis.
Si la cita transitara amena, fluida y cercana: Confíad en hacer uso de cualquier maniobra indiscreta, ya que no seréis rechazado y obtendréis plena colaboración de esta damicela.
Como una primera anticipación, este cursillo os será de utilidad. No olvidéis que la sorpresa y el romanticismo siempre podrán ordenarse como entrada, plato principal y postre.

En caso en que seais un Adonis, olvidad el preámbulo y actuad imprudentemente.

lunes, 15 de septiembre de 2008

¿Cuántos km vale tu hombre?

Sigue a ese muchacho. Acompáñalo. Si es necesario persíguelo. Que no se te escape. Y si él se sube a una bici y pedalea 100 km, sube a la tuya y pedalea tras él. Con viento en contra. Por autopistas sin banquinas, por rutas con bifurcaciones peligrosas, rozando camiones de doble acoplado, cruzando vías con barreras bajas, puentes y rotondas.
Superando calambres, porque él los vale. Cambiando piñones y platos para avanzar más rápido, para que no se fugue. ¡No lo pierdas de vista! Pedalea más rápido aunque los cuádriceps te tiemblen y los gluteos te ardan.
Muéstrate espléndida cada vez que paren a tomar un refrigerio. Espléndida con tu casco ridículo y esas calzas acolchonadas que parecen un pañal. Habla con tu dios en silencio cuando no puedas mover tus piernas. Ruégale para que te permita continuar el viaje. Qué importa que esté a 200 mts de distancia. Doscientos metros que se transforman en 400. ¡Pedalea! ¡Hazlo más rápido!¡Pon un cambio más liviano! ¿No tienes más liviano? Entonces usa tus piernas, ¡respira! Respira para alimentar tu ciclo aeróbico. Transforma la glucosa en energía, recurre al ácido láctico si es necesario, quema grasas, lo que sea. Pero acércate, para que él sienta tu presencia.
Kilómetro 40.
Habrá otros hombres. No te preocupes. Ya ni lo ves. Quizás ya vaya por el km 60. Abandona ahora, antes de desvanecerte y terminar bajo un pelotón de fiats, peugeots, renaults y fords.
Vuélvete con la dignidad que no transpiraste, salúdalo desde lejos y date un baño de inmersión con sales de melocotón, que este hombre sólo vale 45 km.

jueves, 4 de septiembre de 2008

sábado, 23 de agosto de 2008

Mitad morelliano, mitad mío.



Sí. (1)(2)
___________________________________________
(1) Acepté. Sencillamente asentí con la cabeza y una sonrisa de cotelé para la izquierda, que se forma cuando no quiero racionalizar ni cuestionar mis decisiones. Surgió de la nada. Como si fuera algo de todos los días andar regalando sís, parte de mi rutina. ¡Ja, cómo no! Más de veinte años diciendo no. Alimentándolo, reforzándolo con distintas intensiones, entonaciones y ademanes. Nopos jeringosos. No en inglés, no. No en francés, non. No en portugués, nao. No exclamativos, ¡no! Viciosos no, no, no, no. Cánticos noooo nooo. Copados nah.
Hasta que se filtró un sí. Un sí de la familia de los dale, bueno, obvio, OK. Y sucedió no más.Sí señora,sí señor.
Qué bueno que se escabulló ese sí, porque lo pasé de perlas. Sí, sí, de perlas.
(2)
Sin tilde, es todo otro cuento.

martes, 12 de agosto de 2008

CATA DE SILLONES

Como suele pasar en la cata de sillones, convidaron cerveza y papitas de copetín. Los dos invitados se arrojaron al confort de los almohadones para la primera prueba. Mientras se acomodaban en ese sillón de dos cuerpos y después de un par de movimientos extraños sus piernas terminaron enredadas. Intentaron separarse con los brazos pero fracasaron en un abrazo y no sé por qué sus lenguas también se mezclaron. El sillón respondió a su favor y se explayó en forma de cama.
Los catadores tuvieron que ayudarse entre si para sacarse la ropa. La cata lo exigía, ya entraban en la etapa de prueba horizontal y siguieron embrollándose sin intención, de pura torpeza.
Mientras intentaban liberarse de la piel del otro más se engarzaban. Hubo un instante en que no hubo espacio entre ellos. Pero nada de esto hubiera sido un problema, de hecho el roce constante les era más que agradable, si no fuera por la estática que generó la fricción de sus pieles y las consecuencias drásticas que ésta conllevaría en sus peinados.
Imantados al sillón y entre ellos, se entretenían enroscando y desenroscando sus bocas mientras en sus cabezas la catástrofe ya era un hecho: sus rulos se habían anudado entre sí. Era una gran maraña. ¿Cuáles eran sus rulos y cuáles los de ella? Nadie podía darse cuenta. Era una masa amorfa e indistinguible, un nubarrón de pelos. Ahora sí estaban en un enredo. Se esforzaron por zafarse uno del otro y recuperaron sus libertades físicas, pero seguían unidos por la mata de rulos. Entonces se acostaron cabeza a cabeza, los pies de ella hacia el norte y los de él al sur, y empezaron a girar sobre su eje, como canelones pero en su lugar. Dramáticamente sus pelos se fusionaban cada vez más.
Sincronizando los movimientos se pudieron levantar y vestir. Podrían haber optado por usar una cuchilla o una tijera y cortarlo todo, pero las consecuencias eran muy difíciles de calcular. Tenía que hacerlo un profesional. Miguel Coiffeur no abría hasta dentro de unas horas. Esperaron abrazados y a las 8.40 se tomaron un taxi. A ella le tentaba tenerlo tan cerca, pero temía que si lo besaba quedarían atrapados nuevamente. Él jugó con las probabilidades y la besó. El viento de la ventanilla del chofer fue deshaciendo el hechizo y sus rulos se fueron soltando.
Para cuando el beso terminó, todo se había desenredado.
El taxista frenó en el semáforo y les cobró 22 pesos (lo mismo que cuestan tres películas piratas). Ella fue para su oficina y él a comprar el sillón.

martes, 1 de julio de 2008

Sentimientos reales para un pintor pintón

Le serví un té en blanco, como se lo sirvo a todos los que me parecen inquietantes. Lo tomó con la sed que me provoca un beso cortito y con la confianza de un rey pretencioso. Miró qué más podía tomar, y miró mi cuello. El agua nunca había hervido. Calculé mal el tiempo y el saquito no tuvo química. Es que intimida tener un artista en casa.
Y mientras yo insistía en ser quijote, él se peleaba con los molinos y explotaba en guerras que nunca quise saber.
Me aseguré de que no se me escapara y colgué el girasol en el freezer, también muchas palabras. Pero había demasiadas corazas para salir de paseo, aunque él me siguiera explicando mil veces lo que es una piedra litográfica.
De atrevida tomé tu dibujo. Gracias.

miércoles, 28 de mayo de 2008

Para los momentos en que una se siente minúscula, chiquitita, insignificante, cortita, baja, diminuta, enana, reducida, inservible, invisible, desechable, piltrafa, escoria, bazofia, migaja, despojo, insegura, desfallecida, enclenque, frágil, pusilánime, delicada, floja, decaída, desnutrida, blandengue, debilucha, desestimada, basureada, abandonada, rechazada, menospreciada, desdeñada, en fin, cuando una se siente como el reverendo orto.

martes, 27 de mayo de 2008

La virgen llora penes

O, Santísima Señora, que vives más allá de la virginidad,
tus lágrimas lo dicen todo.
Mírame aquí, elevándote plegarias para que caigan sobre mí
rocíame, como la lluvia a las hierbas.
Me ordeno a tus mejillas,
que toda la humanidad comprenda tus lamentos,
porque también son los míos.
Santificada sea tu savia.
Tus lágrimas se transforman en alimento,
leche para mi espíritu.
Bendíceme, encamínalas hacia mí.
Inunda esta sequía.
Porque tu eres el oasis, mi salvación.
Glorificada sean tus lágrimas.
Amén
Gracias Gaby por la stampita!

lunes, 26 de mayo de 2008

"Te lo digo yo, que soy una publicidad."

Qué suerte que hoy no me agarraste con el autoestima por el piso, porque si no te compraba.

domingo, 25 de mayo de 2008

Mi reino por un pañuelo

"My kingdom for a klenex". Versión invernal de un Shakespeare resfriado.

viernes, 23 de mayo de 2008

jueves, 22 de mayo de 2008

¡No a la discriminación!

"Igualdad en el parque automotor, yo también soy italiano."

miércoles, 21 de mayo de 2008

Derecho al altar

A veces me tiento, ¿y si llegara a funcionar?

Revolución proletaria

Lo de " Nutrición Celular" es un poco confuso.

Gran Variedad Gran

¿Qué diferencia habrá entre las primeras paletas y las segundas?

miércoles, 14 de mayo de 2008

DIÁLOGOS REALES SOBRE EL TRIPTONGO
Lady Jenn says: Los triptongos, son más bien exóticos

Juani says: Tienen cierta connotación sexual
Lady Jenn says:
¿Te parece?
Nunca me generó nada, pero si lo decís tendré que creerte.
Juani says: Tiene un carácter más fantástico. Es más posible el duo, el juego de dos letras, pero ya un trío...
Lady Jenn says: ahhh, por el trío. ¿Sos de los que dicen: "Nena, cuando te agarre, te voy a hacer decir un triptongo"? o
Juani says: jajaja
Lady Jenn says: "Sentí este triptongo".
Lady Jenn says: - "¡Poiesis! (grita ella, mientras le rasguña la espalda.)
Él sabe, que su triptongo nunca falla.
Lady Jenn says: ¿Sigo o ya estás exitado?
Lady Jenn says: Ella, toma su triptongo con sus dos manos.
Juani says: Dios
Juani says: Seguí, seguí...
Lady Jenn says: jjjajja
Lady Jenn says: Nunca disfrutó tanto, más que con ese monosílabo
que terminó siendo un parónimo.
Lady Jenn says: Ella se dio vuelta, quiso probar algo nuevo y se puso encima

Juani says: uhhhhh
Lady Jenn says: como una diéresis.
Lady Jenn says: Ella sabe que después de la m, va la b, pero le pidió que fuera a la v
Lady Jenn says: él le dijo: "Antes voy a ir por la n."
Lady Jenn says: "Bueno, - dijo ella- pero rápido". Él la silabeó.
Lady Jenn says:
ella llegó hasta la z
Juani says: apalalá
Lady Jenn says: ella dijo: "uau"
Lady Jenn says: él le dijo:" ¿viste?, mi triptongo nunca falla"

Juani says: Estás logrando excitarme de la manera más bizarra que pueda imaginar
Lady Jenn says:
ella hizo: "miau"
Juani says: bue...
Lady Jenn says: y él aceleró, con más fuerza hasta hacerla decir haliéutica con un gemido gutural.
Lady Jenn says:
Después dijo: "Paraguay"
Juani says: jajaja
Lady Jenn says: Él se sorprendió, no sabía que la Y entraba en el triptongo.
Lady Jenn says:
Él, petulante,

Juani says: jorobado
Lady Jenn says: Se jactó por su hazaña. Ella, ya no sabía si podía recibir más. El quería asegurarse de haber revisado toda la ortografía.
Exhaustos, esperaron un rato y ella volvió al ruedo.
Lady Jenn says: Puso los puntos sobre las ies
y él le puso el acento a las esdrújulas. Ella terminó y le dijo: "No sé si la h se pronuncia, pero si me la decís al oído ahora, te juro que te digo el abecedario al revés."

jueves, 10 de abril de 2008

Dichos de mi familia

"Es la muerte en camiseta." ¿Será algo así a lo que se refieren?
(Gracias Fede x el dibujete)

Llamemos a las cosas por su nombre

Ni màs , ni menos, esto es un afiche. Denotaciòn pura, mi Rolando Barthès.

domingo, 24 de febrero de 2008

Sin disimulo

Entrada en la desesperación. Todo su ser me altera. Su presencia merodeante me lleva al delirio. Me pica su sobrevuelo. Su zumbido me amenaza. Imagino su rumbo para sorprenderlo con la muerte. Mientras tanto me rasco hasta el desgarro. Busco repelentes que no aparecen, venenos vencidos, pruebo con armas letales, pero tiene mi sangre, ya piensa como yo. Me anticipa. Me cubro pero no alcanza, encuentra el recoveco para picarme. Así, como si nada, encuentro la solución, la carcaza perfecta. Una piel que no le tienta, pero por desgracia no deja que me rasque.

domingo, 13 de enero de 2008

se la ve tierna

De repente, me pareció erótico pelar una remolacha. Después de hervida apretarla entre mis manos. Resbalosa. Sacarle su envoltura presionándola desde la base, descubriéndola de arriba a abajo. La sujeto con las yemas de mis dedos con firmeza. Me tienta. La veo vulnerable. De repente, me pareció erótico pelar una remolacha.

sábado, 12 de enero de 2008


Es cuestión de género.
Soy abrojo cuando el otro es velcro
y seda cuando el otro es corderoy
Ojalá fuera ojal y él botón
pero soy algodón y él nylon
si los dos fuéramos lana

seríamos pullover