Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

sábado, 12 de enero de 2008


Es cuestión de género.
Soy abrojo cuando el otro es velcro
y seda cuando el otro es corderoy
Ojalá fuera ojal y él botón
pero soy algodón y él nylon
si los dos fuéramos lana

seríamos pullover

1 comentarios:

Nicolás Nunca dijo...

y de qué lindos colores!!! nada menos.