Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

martes, 27 de mayo de 2008

La virgen llora penes

O, Santísima Señora, que vives más allá de la virginidad,
tus lágrimas lo dicen todo.
Mírame aquí, elevándote plegarias para que caigan sobre mí
rocíame, como la lluvia a las hierbas.
Me ordeno a tus mejillas,
que toda la humanidad comprenda tus lamentos,
porque también son los míos.
Santificada sea tu savia.
Tus lágrimas se transforman en alimento,
leche para mi espíritu.
Bendíceme, encamínalas hacia mí.
Inunda esta sequía.
Porque tu eres el oasis, mi salvación.
Glorificada sean tus lágrimas.
Amén
Gracias Gaby por la stampita!

1 comentarios:

Oscuro dijo...

je je je muy bueno