Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

lunes, 22 de septiembre de 2008

Pequeño curso para seducirme



Hay frases elementales, acciones infalibles que debéis saber. Tened en cuenta que este cursillo es válido suponiendo que no sois un Adonis, sino más bien un caballero andante ordinario que necesita de su espada para adentrarse en los campos del amor.
Jamás olvideis pasar obligatoriamente por un baño general, una refrescadita o un manguereo previo al encuentro.
No es menester contar con transporte privado. Cualquier calabaza puede transformarse en carroza. Recordad que una frenada abrupta de colectivo puede terminar con una mano en la espalda siendo ésta vuestra primer caricia.
Tampoco es imperante una flor, ni un bombón. Pero sí un halago. Alguna mención a mi hermosura, a mi humor o inteligencia, estará bien. ¡Jamás de los jamases un peluche!
Por favor no escupáis el suelo y tratad en lo posible de no fumar.
Grandes disparates serán premiados con más de una sonrisa.
Hablemos de actos de heroicos tales como abrirme la puerta y mantenerme del lado interno de la acera. Primordiales si queréis gozar de mi luminocidad.
De besos, caricias y consecuencias: ante cualquier duda,resistiros a vuestros impulsos, luchad contra vuestra propia hombría. Si la cita transcurriera con más desgracias que opulencias, podríais aventurarte en un intento de beso, pero sólo al final, sin promesas de ser retribuído. De ocurrir tal hecho, dad por concluido el acto. No insistáis. No preguntéis. No insultéis. No os violentéis. No obliguéis.
Si la cita transitara amena, fluida y cercana: Confíad en hacer uso de cualquier maniobra indiscreta, ya que no seréis rechazado y obtendréis plena colaboración de esta damicela.
Como una primera anticipación, este cursillo os será de utilidad. No olvidéis que la sorpresa y el romanticismo siempre podrán ordenarse como entrada, plato principal y postre.

En caso en que seais un Adonis, olvidad el preámbulo y actuad imprudentemente.

6 comentarios:

belu dijo...

En caso en que seais un Adonis, olvidad el preámbulo y actuad imprudentemente... ojo con tener la autoestima muy alta!

Jennifer Amapola Banfrula dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Jennifer Amapola Banfrula dijo...

Es mejor que la tenga alta, que baja. ¿No?

gabulet dijo...

pero al final, con semejante comentario, vemos que esta damicela es una sexopata...ja!

Pablo dijo...

Un campeón sale con la srta sin haber leído previamente el curso este! jajajaja!

Nicolás Nunca dijo...

si, pero uno que aparentemente solo lograría el 4to puesto en el Mundial del dar sin pedir, la enamorará
al darle un poquito de pelota a algo de lo que ennumera.

La tenía alta no?

Y si...
con 1, 92 cms como querés que la tenga?

jajaj

me aprovecho, me aprovecho!
(pero por que soy exótico nomás)

Mis besos.


- Tomo nota.-