Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Porque yo sí.

Sin darme cuenta, un día empecé a escribir sobre lo que vivía. Y de hecho, muchas veces me meto al blog para saber en qué ando.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

ge-nial

googler dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Nicolás Nunca dijo...

Im pre sio nan te.