Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

miércoles, 5 de noviembre de 2008

Una traba laboral


- Hola, ¿RRHH?
- Sí
- Soy Amapola, del área digital
- Ah, si. ¿Cómo estas?
- Bien, bien, gracias. Quería hacer un reclamo.
- Sí, decime.
- El inodoro del sector no está trabajando como corresponde. No sé si es personal o funcional. Pero el hecho es que no me responde, como si no me tragara.
- ¡¿Cómo?!
- Si, digamos que tiene una actitud poco receptiva casi hasta repulsiva. En fin...quería ver...quizás ....se lo podría cambiar por otro.
- La verdad es que es un reclamo un tanto inviable, pero trataré en lo posible, de hacerlo fluir.
- Te lo agradeceré mucho. Porque es incómodo, no sólo para mí, sino para el área. Es muy duro trabajar así.
- No te preocupes. Ya va a pasar.
- Gracias, muchas gracias.
Gracias a la Campano, por el estímulo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Quiero aclarar que mi participación fue exclusivamente en aportes para el escrito y no tengo nada que ver con la relación atascada, detenida, infructuosa de Jenni y el inodoro. Aunque la comprendo bien...

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

No me hundas con este comentario. Estoy tratando de sacar a flote esta situación, por favooooor

Anónimo dijo...

Sos mierda, tinkerbell!!