Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

lunes, 23 de febrero de 2009

Mirá cómo te hago la plancha

Desde que tengo mi propia plancha, tengo una nueva visión sobre lo que es planchable y lo que no. Hete aquí mi lista: - Las bombachas, no - Los corpiños, tampoco. - No tengo en cuenta a las medias, se enrollan ellas mismas, las tengo bien educaditas. - Las sábanas entraron a la lista recientemente. Se estiran cuando se ponen en la cama. Salvo la funda de la almohada, esa si la plancho. - La toalla, me encantaría, pero no. - Camisas, gracias, pero no uso. - Mudas para ir al gimnasio. Que salgan corriendo del canasto, porque no serán consideradas. - Pijama, camisón, babydoll, no. Total, las sábanas están arrugadas, no quisiera que hubiera competencia. Esto reduce la cantidad de prendas a prensar a: pantalones, remeras para socializar y la ropa que le robo a mi hermana, que contra mi opinión, plancha todo debidamente.

3 comentarios:

Un pervertido dijo...

Planchame ésta, que la tengo un poco arrugada.

PetaloPow dijo...

Lo importante también es, como decía mi viejo, no "planchar" en los bailes! ; ) cuac!

Quiero ser una mantenida dijo...

Jajjajaja como me rei con el primer comentario. En fin, primera vez en tu blog, muy divertido por cierto.. para mi nada esta en la categoria de planchable. Todo se usa como se saca de la soga y ahora que estoy pensando en irme a vivir sola no pienso ni tener plancha directamente.

Ah, a mi tambien me encantaria planchar o que me planchen las toallas porque estan como duritas, pero ni ganas.