Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

sábado, 6 de junio de 2009

Adolfo Urrutia coiffeur.

Con la cabellera larga hasta el aro del corpiño, decidí cambiar el look. “Lo quiero cortito, Adolfo”. “¿Cortito,cómo?”, me retrucó.

Preguntas complicadas si las hay. Sentadita, mirándome al espejo, me entró una duda del tipo existencial. Casi como si me hubieran preguntado: ¿qué pasa cuando nos morimos? ¡Qué sé yo! Tengo miles de respuestas ya resueltas en mi vida. Sé que quiero que me entierren, que quiero entrar a la iglesia con un popurrí de Beatles, que apoyo la legalización del aborto y sé qué diputado votar. Pero, cómo quiero el corte de pelo, no.

“Con onda”, le dije. Esperando que la palabra “onda” fuera una directiva inspiradora. Adolfo me miraba desorientado, dando tijeretazos al aire. Me sentía presionada, y mis rulos cobardes se escondían en sus tirabuzones.
De repente, apareció ella. En un poster, una rubia de rulos y pelo cortito. “Lo quiero como ella, Adolfo.” “Fenómeno”, me dijo y se acometió en su deber, el coiffeur manos de tijera.
Al rato le dije: “Adolfo, mirá que no lo quiero carré, ¿eh? Lo quiero con onda, que los rulos me salten para todos lados.” Y Adolfo siguió meticuloso. Fileteando mis mechones con cuidado, acompañándolos caer hasta el suelo. Delicado. Relojeando el poster.
“¡Listo!¿ Te gusta?”
Pero Adolfo, la puta que le parió. Esto es más carré que el cerdo que compré en Coto. Parezco de ocho años. ¡Una muñeca pepona! ¿Y la onda? Adolfo, haceme el favor, agarrá las cuchillas y meté tijeratezo loco, con furia. Adolfo, ponele corazón. ¡No quedé como la del poster!

Adolfo hizo lo que su corta mentalidad le permitió. Así que llegué a casa, agarré las tijeras y hete aquí este bonito peinado anti- carré.
Jennísima Coiffeur pour la galerié.

9 comentarios:

Quiero ser una mantenida dijo...

Queremos foto Jennisima!!!

yo opte por no ir mas a la peluqueria a cortarme el pelo, porque los peluqueros me hacen sentir una tarada, y me da tanta bronca que se me acumula en el pecho y me da ganas de llorar.

eterno sindrome pre menstrual dijo...

Al carajo Adolfo
y Al carajo los rulos!


queremos fotoo!
besoo

Jesuna dijo...

Me puse a pensar en la presión que tienen los peluqueros... o sea, no es que defienda a Adolf, pero tienen en sus manos las cabezas de millones de personas y de su pulso depende la psicologia del cliente durante una semana, mínimo... Cargar bolsas en el puerto es mucho menos sacrificado, sepanlo!

Foto al lado de la Santa Rita!!!

Javier dijo...

Yo opino que hay animarse a cambiar el look. Animarse a mutar de vez en cuando y encontrar nuevas imágenes de nosotros mismos. El corte de pelo siempre es COMPLICADO.

P.D.: Hace unos días deje un regalito para tus dentritas, lo viste?.

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

Chicas: pronto la exposición fotográfica de cortes de Urrutia Coiffeur y su carré y mi anti carré.

Javier: me encantó! Mis dendritas agradecidas y otras partes de mi cuerpo también.

Anit! dijo...

MMMMM, que te habrán regalado? Quiero la exposición fotográfica, y no solo yo, todo el pueblo la reclama!

PetaloPow dijo...

qué lindo es tu peinado, Banfrula! no hagas tanto espamento!

Pequeño Saltamontes dijo...

Jennisísima! Cómo dice que le va?
Asi que con corte nuevo? Tal vez Adolf y su arte cuaferil (inventé una palabra, lo sé) fue tu fuente de insipración, no? Creaste un anti-carré con esos rulos y por qué no...tu nuevo corte me da coraje y serruche mis rulos también...ponele.
Qué es de tu alocada vida? En breve viene tu cumple? Hay fiesta? Dale! El pueblo entero quiere verte con pelo corto!
Beso grande!

Javier dijo...

Sabía que te iba a gustar.
Inmediatamente después de postear ese texto recordé un pasaje de Anaïs Nin. Leíste algún libro de ella?