Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

jueves, 24 de septiembre de 2009

Tomo 4. La psicología de la i.

La i se percibe así misma como una dualidad. Posee un desdoblamiento de la personalidad: un punto y un cuerpo lineal vertical.

Hemos comprobado en el tomo 1 que la i sin puntito sigue siendo reconocida como i. Sin embargo el punto por sí solo no se vincula directamente con la i sino que se lo asocia con un punto final de oración.

Por ende, el puntito es el extrañamiento del yo para el cuerpo de la i.

Estamos frente al diagnóstico: la esquizofrenia de la i.

Imagen tomada durante la terapia en el consultorio del Dr.Rolón padre.

7 comentarios:

La Criatura dijo...

no sé si hay más tomos de tu estudio banfrula, pero es genial

detesto con toda, toda mi alma a la gente que dice que "va a poner los puntos sobre las ies"

novoyaterapia dijo...

Neeeerd! La esquizofrenia de la i (genial!!!)
Mirá todo lo que había detrás de la letra? Solo vos me hacés notar estas cosas.

Un saludo enoooorme! Y proseguí con el estudio, quien te dice es tema de tesis. Puedo estudiar que fuerzas actúan entre el punto y el cuerpo lineal vertical (te superás!)

Beso grande grande!
Pegoqueño saltamontes (que encontró pared para correr)

Malhumoretti y Neptuno dijo...

el punto tiene complejo de inferioridad ya que no presenta autonomía por no ser propiedad necesaria para dar caracter de i a la i.

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

Malhumoretti y Neptuno:

Has dado en el punto! en el proximo simposio voy a incluirlo en la tesis, con tu permiso porsupuesto.

Malhumoretti y Neptuno dijo...

pero por favor, incluya incluya que para eso comentamos!

G. dijo...

la pucha.. pobre i.

Santiago Franco dijo...

Banfrula. Revisá un tema inquietante, por favor: qué pasa con el puntito cuando es reemplazado por el tilde ortográfico. Es fuerte, por la i adquiere un componente protésico a través de una ley universal. Es una imposición. Tiene que dejar alguna huella.