Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

domingo, 9 de mayo de 2010

Cortazeando con mi femeneidad un domingulitis

Fémina me emperifollo como me gaturrea. Hay diurnos que me esfema trolonguear sarandeando mi cachulera sin pavor a que me unten cuando pasareleo enfrente de los orongudos. También me gaturrea salir pelindrada con todo lo que emperro: culias cortas, chancunis altas, aslambongas que resalten mis trúngulas sambolinas, todo lo necesario para empotralarme.

Pero el domingulitis me piltrifacea. Me escobilleo por el ambiturno. Me guasaneo enfaunada. Seguro que mañana, me esfemará trolonguear bien empostrada, cuestión de encatrujar el domingulitis.




Inspirado en Rayuela Cap 68:

"Apenas él le amalaba el noema, a ella se le agolpaba el clémiso y caían en hidromurias, en salvajes ambonios, en sustalos exasperantes. Cada vez que él procuraba relamar las incopelusas, se enredaba en un grimado quejumbroso y tenía que envulsionarse de cara al nóvalo, sintiendo cómo poco a poco las arnillas se espejunaban, se iban apeltronando, reduplimiendo, hasta quedar tendido como el trimalciato de ergomanina al que se le han dejado caer unas fílulas de cariaconcia. Y sin embargo era apenas el principio, porque en un momento dado ella se tordulaba los hurgalios, consintiendo en que él aproximara suavemente su orfelunios. Apenas se entreplumaban, algo como un ulucordio los encrestoriaba, los extrayuxtaba y paramovía, de pronto era el clinón, las esterfurosa convulcante de las mátricas, la jadehollante embocapluvia del orgumio, los esproemios del merpasmo en una sobrehumítica agopausa. ¡Evohé! ¡Evohé! Volposados en la cresta del murelio, se sentía balparamar, perlinos y márulos. Temblaba el troc, se vencían las marioplumas, y todo se resolviraba en un profundo pínice, en niolamas de argutendidas gasas, en carinias casi crueles que los ordopenaban hasta el límite de las gunfias."

14 comentarios:

Ana dijo...

GENIAL!!! Qué bueno haber caído por acá ;)
Me recalcitré de risácea!!!

Saludos!

m. dijo...

Me gusta la palabra "guasanear"

Jared dijo...

sa-ca-da xD
remilbeso.

PetaloPow dijo...

Como te lo dije cara a cara, de cuerpo encarnado a lo Merlau... awanten estos posts cortazarianos y basta ya! con la chabacanería! :)

andreita dijo...

Yo creo que vos los domingos te drogás... ¡nomejodas! :P

¡Besote Jen! =)

Thanos dijo...

Ver siguiente link: http://docs.google.com/leaf?id=0B2DIy_im7MiBNTVjNzMyOTctMWE3NS00OGExLWE0MzAtNjFlY2M3NmMxM2Zi&hl=en

Jajajaja

Guada GN dijo...

Sabías que muchísimas palabras del idioma inglés las inventó Shakespeare porque con las que había no podía decir lo que quería decir?
Bueno, ahí estás, por algún lugar se empieza :)

Yo dijo...

simplemente brillante! necesitamos más féminas enfaunadas que robertos! Aguante la Banfrula Cortazariana!

Me case con la lluvia dijo...

mi no entender :(

Thanos dijo...

Me encanta como estos retratos abstractos hacen que cada uno vea (lea) lo que quiere ver (leer). La verdad muy entretenido.

Se agradece y se saluda a la autora con estima.

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

Thanos: por la imagen veo que fuiste buscando palabra por palabra, y este google pacato no las tiene. Ya las iré cargando en el wiki-jennisima.
Saludos!

Nati dijo...

Una locura envidiable.

ONA dijo...

Leí y me ganas dieron de papuzota. Siestababa y futbol. Enfelizado domingo.

Julia dijo...

genial