Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

martes, 9 de noviembre de 2010

La alacena del amor

Dicen que el ingrediente secreto de un buen plato es el amor. Ahora, me pregunto cuál es el ingrediente secreto para el amor.

Tengo una primita que una vez hizo con mucho esfuerzo una chocotorta. Nos llamó a todos para merendar con el entusiasmo de un ganador de loto: “¡veeeengan todos a comer la chocotorrrrta que hiceeee!”. En el primer mordisco noté un sabor raro, como salado. Al segundo mordisco constaté que definitivamente había un ingrediente errado en esa receta. “¿Qué le pusiste a la chocotorta, Angie?”, le pregunté. “Dos paquetes de chocolinas que mojé en el almíbar de los duraznos y dulce de leche,” me dictó la receta cual Maru Botana mirando a cámara. “¿Qué duraznos en almíbar encontraste?”, le cuestioné. “La lata abierta que estaba en la heladera”, me canchereó como si no pudiera diferenciar una lata de duraznos de una lata de palmitos. De hecho, al abrir la heladera me di cuenta que ¡fue ella quien no diferenció una lata de duraznos de una de palmitos! “¡Le pusiste el jugo de los palmitos a la torta, Angieeeeee!, le grité.

Tuvimos que tirar la chocotorta a la basura en-te-ri-ta. Fue horrible.

Por lo general, pienso que Roberto es mi lata de la confusión. La abro con tremendas ganas de comerme un durazno y termino comiéndome garbanzos (que, encima, ¡me llena de gases!). ¿Será que no me tomo el tiempo para leer las etiquetas?, ¿que me abalanzo con mi abrelatas sin percatarme de la realidad, cual hiena famélica, a punto de morir desnutrida?

Voy a tener que revisar a los Robertos que tengo en la alacena y leer bien las etiquetas, chequear la fecha de vencimiento y cambiar de actitud, porque si no voy a seguir comiendo atún, en vez de caviar.

Una lectora que también se confundió de ingrediente, me mandó este dibujinho. ¡Gracias Luma!

20 comentarios:

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

jajja, como veran en la foto, en la alacena encontré una lata con un Bonito del norte, debe ser un rugbier de San Isidro enlatado. No sé de cuándo es, espero que no esté vencido.

Otra lata dijo...

esta lata de palmitos está a punto, bien duritos para comer con mayonesa.

Lata latero dijo...

cuidado con las que están oxidadas, terminas con botulismo y mirá que Rpberto no te va a ir a visitar al hospital

laura dijo...

vos misma dijiste la solución Jenn, no deberías llegar famélica a la lata de Roberto

besos

Lila Biscia o Lilus bla bla dijo...

me encantan tus post!
Y te digo: yo soy una especialista en hacer chocotortas, porque el secreto no está en el amor, sino que simplemente como le pasó a tu prima, en poner el jugo indicado...
Ahora, en el amor... siempre termino eligiendo el de los palmitos, y así me va...

Muuuuuas

Marialauchi dijo...

Jenn, tenemos que hacer como Lita de lazari y caminar caminar y caminar hasta encontrar al Roberto bueno, bonito y barato...

yo ya tengo ampollas en los pieses

Frestón dijo...

Hay que mirar bien, Jennísima. Porque en general una compra tres o cuatro latas, no es cuestión de manotear así nomás la primera de todas.
Coincido con Laura, porque cuando hay hambre no hay latas inabribles, digamos (?)

La Criatura dijo...

banfrula, conmigo no necesitas abrelata, soy un banana bárbaro, verde, pero banana al fin.

La Criatura dijo...

(¿CUANDO VAS A PONER EL COSITO DE SEGUIDORES?)

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

A pedido de la CRiatura ya puse el Cosito de los seguidores abajito de todo.

breins dijo...

Yo prefiero el atún al caviar. Es carne en lugar de huevas. O sea, es como comer óvulos en vez de vacío.

Sobre los Robertos, al igual que con las Martas, creo que lo ideal es dejar de comer los enlatados y buscar algo fresco. El sabor es más auténtico.

Flowers dijo...

El tema es que los muy hdp no vienen con cartelitos de advertencia.

Shises dijo...

Breins me sacó el comment de los dedos: no al enlatado!!

Volvamos a la verdulería que, cuanto mucho, podemos confundir una lechuga mantecosa con una criolla, una radicheta con una rúcula, un brócoli con un coliflor, pero nunca un pepino con una banana...

MateConDuraznos dijo...

A mí mi mamá me enseño que las latas hay que sacudirlas antes de llevarlas.
Usté sacuda y después elija.

eMe dijo...

No puedo ni imaginarme el sabor de esa chocotorta sin querer salir corriendo a lavarme los dientes!!!
Qué frustración quedarse con las ganas de tanto choco!!!

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

EME; jugo de palmitos con chocolinas!! Entendes??????????? ese el sabor del amor????

Mate: yo la sacudo, pero igual me pego chascos.

Pablo dijo...

Jennisima de enlatados! Breins tiró la posta del asunto... nada que agregar!

Che, somos muchos bonitos del norte que no necesariamente jugamos al rugby! ja!

Beso!

sofía dijo...

OH NOOOOOOOOOOOH. Gloria a la chocotorta (pero no de palmitos).

Malco dijo...

O sea que los robertos tienen fecha de vencimiento?
Bueno, mejor...si una se aviva, averigua..y despues ya esta preparada para le momento del abandono.

chica pastiche dijo...

ay jennísima, me hizo recordar una anécdota similar, espero no se ofenda si la escribo en mi bló.