Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

martes, 25 de enero de 2011

Pasacalles de mi rrioba

Poco se le ha reconocido a la pujante industria del pasacalle de Banfield y sus localidades aledañas. ¡Y tanto que le han dado a nuestra vecindad! Pareciera que sin ellos los banfileños no podemos comunicarnos, declararnos el amor, pedirnos perdón y rezar.

Durante un año me dediqué a fotografiar pasacalles y a imaginar las historias detrás de ellos. Intenté hacer un trabajo sociológico con esto, una investigación exhaustiva sobre estos mensajes mersas impresos en trapos sucios que se dejan olvidados en las alturas hasta deshilacharse, pero me dio fiaca. Así que me pareció piola colgarlos acá para ustedes.

A medida que me iba metiendo en sus entramados me fueron conquistando. Tienen ese encanto, como ir a las cantinas, como tomar vino en pingüino y comprar ají y morrón en la señora que duerme en la esquina.

Hoy, corto con tijerita de uñas la cinta de inauguración de la sección: Los Pasacalles de mi barrio. Ya les adelanto que en la mayoría veremos cómo Roberto hizo uso y abuso de ellos para reconquistarme y para pedirles a los santos que le devuelvan lo que perdió en sus apuestas.

Con la intención de revalorar esta industria o modalidad de comunicación vecinal, los invito a leer estos pasacalles e inventarse sus propias historias.

5 comentarios:

Magali dijo...

Pocos pasacalles son más mersas que los de Felices 15. La quinceañera se sentirá feliz al verlo? O preferiría que la tierra se trague al pasacalle en ese instante para dejar de pasar verguenza?

Roberto con Helado dijo...

Y los pasacalles aónde'tán??

florence dijo...

tengo que admitirlo, y solo así seré libre: a los 15 me hicieron un pasacalle que duro hasta que lo vi. Decía Flor (con una flor en la O) felices 15. Fue traumático...

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

jajajaja, Flor, eso quería escuchar, mandame la foto. La tenes'?

MateConDuraznos dijo...

Uuuuh, qué gran género literario el pasacalle.
Por suerte nunca fui víctima de ninguno, pero he visto cada esperpento.

No abandone la idea de hacer una tesis al respecto Banfru, está buena.