Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

miércoles, 27 de abril de 2011

El GPS del amor

Entre mis hermanas le regalamos a mis viejos un GPS. No es que se estuvieran volviendo gagás y se anduvieran perdiendo. Más que nada para ayudarlos a amoldarse a los avances tecnológicos. Para que también vayan evolucionando. Un fin de semana, en una de mis visitas a la casa que me vio nacer, pedí prestado el auto con GPS incluido. Quería probar la nueva maravilla del mundo automovilístico después de la invención del levantavidrios automático, que amo.

Oronda en mi Fiesta, escuché que la gallega del GPS me indicaba: “Martín a la derecha”. Automáticamente miré hacia la derecha buscando a Martín, sin siquiera cuestionarme lo que el GPS me había dicho. Desesperada, miré una muchedumbre de peatones tratando de ver a Martín. Pero no lo veo, vi gente ir y venir. ¿Pero quién carajo es Martín? ¿A quién estaba buscando? No se me venía a la mente ningún Martín. ¿Qué mierda me decía esta gallega?

Entre las tantas preguntas que me hice, ya me había pasado la cuadra sin poder ver a ese hombre, que debe haber sido despampanante como para que el GPS me lo marcara.

Bajé el volumen de la radio para estar atenta a las indicaciones de la gallega. Realmente me intrigaba el hecho de que el GPS me marcara chongos. Era de no creer. Pero qué se yo, quizás mi hermana le había cargado un programa nuevo. Y así como te marcan que hay villas cercas, zonas de peligro, piquetes y radares, tal vez fuera capaz de indicarme hombres de 30 a 40 años, solteros, ABC1, profesionales, buenos mozos, buen bulto y buen gusto, gran sentido del humor y encantadores. Si alguien inventó Facebook , cómo no van a inventar esto: el GPS del amor.

Seguí manejando en primera, expectante a las nuevas coordenadas. Presta a maniobras rápidas. Continué dos cuadras más en silencio, acarreando el suspenso y un signo de pregunta colgando del espejito retrovisor. M á s s i l e n c i o . L a n a d a m i s m a. Apagué la radio. Agarrotada al volante, clavándole las uñas que no me comí, miré a mi alrededor, a los conductores de otros autos, a sus pasajeros, a la calle, los peatones, las motos, las bicis. Seguí esperando su voz. Mis oídos dejaron de pestañear, tan abiertos como mis ojos.

Y finalmente se dignó a hablar y repitió lo que en realidad había dicho: “Mantenga la derecha.”

15 comentarios:

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

Martínes por favor presentarse a la derecha, gracias!

Anónimo dijo...

No pedimos nada!!! Para bajar hay tiempo???

Xoi dijo...

Jajaja buenisimo el post.
Si manejara con un GPS creo que chocaría. Estaría muy concentrada esperando que la gallega diga algo. Que onda Martín?

Desencantada dijo...

Creo que seríamos todos stalkers de alguien si existiera un GPS así :S

oh nikita dijo...

brillante!! qué bien me hubiera venido ese GPS unos años atrás... pero todavía estamos a tiempo ;)

breins dijo...

Años atrás hubiera sido la brújula. Me parece, Jennísima, que su error es básico: la gallega del GPS es competencia.
Programe otra voz a ver si da mejor resultado.

Margarita dijo...

Estaría bueno un GPS que te diga "recalculando" cuando es el momento de la relación en que hay que alejarse de un Roberto. Porque a veces no nos damos cuenta solas.

Lila Biscia o Lilus bla bla dijo...

jjajaaa te juro que te quiero!

y martines no, gracias, que tuve uno por 13 años! para mi otro modelo, ponele... no se... un lucas? gaston? geronimo?

besos!

La Criatura dijo...

desafiemos el destino, compremos el gepeese del amor

¡una banfrula a la derecha!

Guada GN dijo...

No me hables del gepeese, que una vez casi nos lleva al centro misssssmo de la villa 31... Y seguía insistiendo que dobláramos a la derecha, la muy turra :/

eterno sindrome pre menstrual dijo...

jajajajaja que aparato
jajaja

SOL dijo...

juaaaaaaaaaaajajjajajajajjajajaja
El día que inventen un GPS del amor, voy a querer uno, salga lo que salga! Lo vale!!!

PAKO dijo...

bueno, martinez no hay. Un david, puede ser?

Nicolás Nunca dijo...

bueno bueno...
No creo que su gps me rastree
pero ya le digo mis coordenadas:
30° y 35° de latitud sur y los meridianos 53° y 58° de longitud oeste.

Un abrazo.

Nicous

Luis dijo...

muy bueno...