Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

miércoles, 6 de abril de 2011

Para leer de a dos

Me cansé de escribirle a la unidad, a los caramelos sueltos. Hoy quiero que me lean de la mano, abrazados, haciendo cucharita. Como sea que quieran, pero de a dos. Quiero que sus cuatro ojos se unan en la pantalla y reivindiquen el "compartir en pareja".
Bueno, ahora que están apachurrados y tengo su atención, continúo.

Ella cocinaba con el delantal puesto. Canturreba mientras lavaba las verduras. Él se apareció para agarrale la cintura por detrás. Arrastró sus manos por debajo del delantal hasta unir sus dedos encima del botón del jean. Prefirío bajarle el cierre, qué mejor manera de abrir el juego. Después desabotonó.
Ella siguió enjuagando las frutas. Jugaba a que no había nadie y se entregó al cosquilleo anónimo. Sentía las manos de él entrando a su huerta. Las rodillas le flaquearon, por eso se agarró con fuerza a la berenjena morada que tenía sobre la mesada. La apretujó, mientras sentía esos dedos gordos y rastrojeros removiendo el sur de sus finas hierbas.Ella trató de concentrarse para terminar de rebanar la berenjena sin perder un dedo, pero él, como un castor canadiense se escabullía por sus huecos. Ella entonces, tomó unos tomates que había hervido para sacarle la pielcita, pero en vez, los estrujó contra su pecho. ÉL enseguida liberó una de sus manos de la cosecha y la subió para ayudarla a hacer la salsa. Por detrás intentaba arremeter su cucharon en esa olla a presión. Los huevos ya estaban batidos y ellos salpimentados. Ella se dió vuelta y él la peló como a una cebolla, sin lagrimear. Se relamió. Ella le desvainó la chaucha y enmantecó la sarten.
A esta altura, ninguno sabía quién cocinaba y quién era el plato fuerte. Se metieron en el horno, hasta quemarse vivos.

23 comentarios:

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

Gracias Maxi por el título y la sugerencia

Anónimo dijo...

¡Por fin primero! PEC TA CU LAR.
Muy buenísimo, Jennísima.

Me case con la lluvia dijo...

Ufff que calor. Nada mejor que un poco de erotismo gourmet para comenzar la noche.

Me encanta como escribe incluso si hay sexo y verduras de por medio.

200 Abrazos Jennisima , ni uno de mas ni uno de menos.

Ottar13 dijo...

Tremendo trabajo culinario te mandaste. Excelente.

Ottar13 dijo...

Me copa imaginar cuántos te hicieron caso, lo leyeron de a dos y se hornearon rico.


... seguro te copaste hasta vos Jenni! (Busted!)

PAKO dijo...

me dio hambre, capas q si te hacía caso y lo leía en casa bien acompañado me calentaba un poco

Pablo dijo...

Yo lo único que dudo es qué estaban cocinando... jajajajaja!

Quedó muy bueno!

Beso

Balconito dijo...

Me EN-CAN-TÓ. Me cagué un poquito en vos y lo leí solo, así que de última daba para una tocata y fuga nomás.
De todas maneras voy a proponerle a la doña leerlo y hacer una rica ensalada (cualquiera menos Ceasar o Waldorf, porque lo último que necesito es uno que me compita)

sunshine dijo...

clap! clap! clap! muuuuuuuuuuuuy bueno!!!!!!!!!! genial!!!!!!!!! (es una buena fantasía ;) jajajajjaa)

Anónimo dijo...

Buen intento pero para mi gusto necesita mas Anais Nin y menos Narda Lepes.

La Criatura dijo...

creo que me volteé a chichita de erquiaga

MateConDuraznos dijo...

Excelente Banfru!!
"esos dedos gordos y rastrojeros removiendo el sur de sus finas hierbas"
me encantó esa imagen...

eterno sindrome pre menstrual dijo...

bueeeeeeee ni si mo
banfrula!!

CHORCH dijo...

Al final nos quedó sólo una duda... la comidá quedó a punto? o se pasó?

Gabulet dijo...

Por dios que buena comilona!!! Por un momento me dio un calor tan gostoso que senti que la que estaba en el horno era yo....
Otra, otra, otra!!!

Bruno dijo...

Quiero segundo plato!

breins dijo...

Y postre, obvio.

Guada GN dijo...

Y ahora con que cara miro yo los tomates que tengo en la heladera?!

Brixie dijo...

Qué eróSSSSSSStica, Banfrulen!

Vientos de locura dijo...

Genial! lo leí solita, y después se lo hice leer a El. Es una muy buena receta para el finde!

Un abrazo!

QSUM dijo...

Aguante la Jenni cachonda

RGH dijo...

excelente dominio del idioma y del erotismo y del humor.

guille dijo...

Perdón, ¿me podía dar la dirección de esa cocina?