Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

jueves, 5 de mayo de 2011

El maleficio

Érase una vez, mucho tiempo atrás, en una tierra muy lejana, una mujer que no se enamoraba. Incapaz de dejarse seducir por los hombres, se encaprichaba buscándoles defectos. Una noche lluviosa, un anciano le golpeó la puerta y le pidió asilo. Ella le dijo: “No, viejo de mierda. Váyase debajo de un puente.” Entonces el anciano, se quitó las capas de ropa hedionda que tenía y se volvió un bellísimo hombre, bien esculpido y engalanado. Ella quedó pasmada y se acomodó las tetas para que balconeen sin pudor. Él le dijo: “por ser tan malvada y superficial, te haré un maleficio: adquirirás todos esos defectos que criticabas de los hombres que te querían amar”. Se quitó el flequillo de la frente con su mano rústica y la lluvia le hacía entrecerrar los ojitos azules. Se dio vuelta y se fue trotando, espléndido, bajo la lluvia.

Ella cerró la puerta y se enfrentó al espejo. Se vio tan hermosa como siempre y desestimó las palabras del viejo que en realidad era hermoso. Pero a la mañana siguiente, ¡mama mía! ¿La belleza? Bien, gracias. Su dentadura perlada y radiante estaba íntegramente podrida, amarillenta, cariada y torcida. Su tez, su tersa y sedosa piel, estaba dinamitada por granos efervescentes. Su cuerpo curvilíneo y fibroso, se volvió fofo, grasoso, oleaginoso, merengoso y blandengue. Su cabellera brillosa y caudalosa, se deshojó hasta quedar calva. No tuvo otra opción más que volverse una mina simpática, generosa, dulce e interesante porque ya no podía contar con su belleza y su divina pelotudez. Pero no sabía cómo y eso la desesperaba.

Un día arrastrándose sobre el lodo de la fealdad, se cruzó con el Hermoso que le había arrojado el maleficio. Se le abalanzó para pedirle redención. Le suplicó “dame mi belleza de nuevo”. Y él le dijo: “te la devolveré, si me haces un pete”. Ella se sorprendió, cómo iba a pedirle eso con lo horrible que era su boca, bordada con ampollas y aftas. Él le apoyó la mano en su cabeza con plena dulzura y una mirada tierna. Ella se arrodilló. NO lo hacía desde que era linda, pero dejó a su instinto fluir.

En un acto de sublimación, ella se entregó con pasión, pensando solo en darle placer a él y se olvidó de su ser, de esa vanidad que alguna vez existió. Tragó hasta la última gota de su belleza, pensando que así recuperaría la suya. Entonces, sucedió. Ella no se volvió más bella y a Roberto no le importó porque fue el mejor pete de su vida.
Colorín, colorado, este cuento ha acabado.

21 comentarios:

Frestón dijo...

La carcajada que largué hizo que todos mis compañeros de laburo me miraran feo, Banfrula.
Pero nomimporta!

Lila Biscia dijo...

jajajjaaaa!
para los que dicen que los cuentos de hadas no son reales! tomá!

besos

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

Frestón: hay que reirseeeee, muy bien.

Lila: estoy esperando el llamado de Disney,parece que lo quieren hacer en 3D. Ojo los ojos!

novoyaterapia dijo...

Jajajaja!!!
Estallé!!! Es genial!
Ya me imagino la nueva super producción de Disney, estrella principal: El príncipe pidepetes!
Genial!

Xoi dijo...

Jajjaaj
Casi escupo toda la computadora de la risa.

Frestón dijo...

"El Príncipe Pidepetes" que mandó Novoyaterapia es GENIAL, jajaj

Princesa del Adiós dijo...

JAJAJAJAJAAAAAAAAA

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

No voy a terapia: me encantó el Príncipe pidepetes!!!

Julia dijo...

es la versión de la bella y la bestia hot!!!

mora dijo...

Disney presenta "El príncipe pidepetes y la petera"

SOL dijo...

Juaaaaaaaajajajajjaja buenísimo!!

Margarita dijo...

Me quedé pensando en la moraleja... ¿No le hagas asco a ningún hombre que un dia te volvés fea y hay que salir a petear a cualquiera?

Chris The Coach dijo...

Jaja Jenn! Great!

Ya que hablaron de Disney, quizás este haya sido el verdadero comienzo de "PETE-R PAN", ¿no?. Y lo de la tierra del "nunca jamás" va dedicado a la minita y su belleza jaja!

Bss

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

Margarita: estoy orgullosa del modo en que interpretaste tan magna obra literaria. así es, a comerse a cual-quie-ra

CHORCH dijo...

jajaja MUY bueno, con contenido del tipo "la belleza no importa" y todo.

Debo admitir en el a parte de fofo y merengado me sentí MUY, pero MUY identificado, en mi caso no fue una maldición, fue el morfi nomás.

Desencantada dijo...

AJJAAJ espectacular!! si algun dia tengo hijos se la voy a contar =D

Elcaligrafista dijo...

Muy bueno!!! Me divertí mucho. No sé porque me hizo acordar a Rapunzel (tan rubia, tan cabrona)....Si tocan mi puerta y viene una viejita tetona le hago un pete ahí mismo para ahorrarme el camino (porque mi suerte será que será viejita pero estará dotada de aquello con lo que hacer un pete: travestismos varios jeje).

me encantó....

mi beso.

Hugo dijo...

Ese Roberto es flor de degenerado.

Anónimo dijo...

Estaba rico?

Gatubella dijo...

Muy buena fantasía.Desconocía esos dotes literarios tuyos pero como lo relataste con lujo de detalles se ve que peteaste más de una vez.

la niña destronada dijo...

jajajajajajajajajaja, que grande!