Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

jueves, 4 de agosto de 2011

La nada tiene algo en mente

Pimpi no toleraba más la inquisición intelectual y existencialista de Roberto. Algo tenía que hacer. Mamá le recomendó que cada vez que tuviera un pensamiento lo escribiera en una libreta y que le mintiera a Roberto: “Cuando te pregunte de nuevo, vos acordate lo que escribiste y decíselo. En definitiva es algo que pensaste en algún momento. No tiene por qué sospechar que no es algo del momento.”

Así fue que Pimpi, fuera donde fuera, llevaba un cuadernito, en caso de que algún pensamiento llegara.

7 comentarios:

La Criatura dijo...

... y el cuadernito terminó con muchas pijitas dibujadas

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

jajajja, quizás. no sé, esto se va develando día a día

Lila Biscia dijo...

jajaja criaturo me hizo olvidar que iba a decir!

Alejo Z. dijo...

¿Persecución? Mirá que ese Roberto no tiene nada mejor que hacer que lleva a la paranoia! jaja

Cinty dijo...

Me pasó lo mismo que a Lila Biscia!! Jajajajaja

florence dijo...

que miedo lo q pueda salir!

Hugo dijo...

Si Roberto encuentra el cuaderno, seguro se larga a llorar.