Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

miércoles, 24 de agosto de 2011

Qué linda manito

Me acuerdo cuando mamá jugaba con los dedos de mis manos chiquitas. Iba dedo por dedo contándome una historia sobre cada uno. Empezaba por el meñique: “éste chiquito fue a la verdulería”, seguía por el anular: “éste compró la carne”, pasaba al otro: “éste puso la mesa, éste cocino y éste gordito, picarón, se lo comió”. Era algo que me hacía matar de la risa, me encantaba. Mamá se tomaba atribuciones y a veces improvisaba, el chiquito un día iba a la panadería, en vez de la verdulería y pasaba antes por la tintorería, pero siempre terminaba igual: “el gordito, picarón, se lo comió”.

Pero los tiempos cambian y es hora de decirle BASTA. Cortemos con este soliloquio machista que nos educa para cocinarle a un dedo gordo llamado Roberto. ¡Usemos la mano de nuestras hijas para contar otra realidad, la nueva!

Empezando por el dedo gordo: “con éste le vas a dar el Okey a Roberto para empezar una relación que te llenará de dicha y buenos polvos,” sigue con el anular: “en éste, Roberto te va a poner el anillo cuando se casen y cumplas tu sueño de usar un vestido original de Benito Fernandez”; agarrando el meñique y el índice al mismo tiempo: “con éstos dos vas a amasar los cuernos que te va a meter Roberto con su secretaria, te vas a deprimir y engordar un par de kilos” y batiéndole el dedo mayor: “ y con éste largo y finito y grandulón se lo vas a meter bien adentro en el culo cuando te vayas con su mejor amigo”.

17 comentarios:

Gatubella dijo...

La mano ¡la mano! en actitud machista sirve para hacerle flor de paja a Roberto masajeandolé la cabeza del miembro (intento ser fina y delicada) con el pulgar y después chuparselo con todo tragandoté hasta la última gota pero en actitud feminista sirve para con el dedo mayor hacerle fack you a ese mismo Roberto.

Cinty dijo...

Sublime






Lo voy a aplicar con mi hermanita, sirve?

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

Cinty, sí, sirve!

Chris The Coach dijo...

Choque esos cinco Banfru jajajjaa!!!

Cruzando dos de ellos (mayor sobre índice) te deseo éxitos en tus conquistas Robertianas!

Podríamos hablar del 'gestito de idea' de Carlitos Balá, si somos puros y castos, o ese mismo gesto transformarlo en un burdo receptáculo del dedo mayor de la otra mano, para denotar que te he vencido jaja!

Párrafo aparte para la descripción de Gatubella, no me llamaré Roberto, pero si te comportás tal como lo describís, cómo me gustaría rebautizarme jajaja!!!

Besos

Anónimo dijo...

Y sí, al final parece que el gordo se la come. Que linda manito...

Gabulet dijo...

Esa bendita sutileza, me hace adicta a tu blog..

Alejo Z. dijo...

jajaja curiosa duda tengo, y con la otra mano que se puede hacer?!
Pura creatividad Banfrula!
Un abrazo.

Pipistrela dijo...

Mi hija se mata de risa con lo mismo...cuando sea capaz de captar lo de los cuernos lo voy a aplicar.

alelé dijo...

Pffff, con 5 alcanza y sobra!!
Para que mierda quiero entonces el 6 dedo, el de Roberto?

jenn dijo...

Alelé, sabemos que ese es imprescindible. no hay plástico que lo iguale.

Pipis: contame las reperscusiones. yo aun no tengo hija para el focus group-

Alejo: con la otra mano nos pintamos las uñas de los pies.

Hugo dijo...

Mejor me quedo con la versión clásica de los acontecimientos.

Ariadna dijo...

Corte y pegue, maestra, en el cancionero del jardín..

Familiarizada dijo...

cuando leí "que linda manito" pensé que la cosa se venía medio erótica. Pero vos sos demasiado original (lo digo en serio) como para caer en eso

La Hilarante dijo...

no se si se reira la hijita, pero que va a tener mas en claro todo. seguro.

Anónimo dijo...

http://no-lo-suenies.blogspot.com/

Margarita dijo...

Basta de cuentos infantiles machistas que subordinan a la mujer a roles tradicionales!! Este cuento ya debe incluirse en la planificación de todos los jardines de infantes.

sir Ferdinand of Padua dijo...

Ah, pero si me hago el piola, te cambio los cuernos del indice y el meñique: el indice lo uso para señalar todo lo que veo y el menique me lo meto en la nariz.
Al final de cuentas, el resultado será el mismo. El del medio me lo vas a querer meter en el mismo lugar, y no tuvo nada que ver con la cama.