Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

jueves, 17 de noviembre de 2011

Amor Inflacionario


Bueno, este es mi plan: ayer saqué 500 dólares del banco. Sí, la AFIP consideró que puedo retirar divisas extranjeras y usarlas en mi país, pero  no sabe para qué. Les voy a contar.

Miro a las mujeres de 30 años para arriba, desesperadas por tener novio, asustadas porque sus óvulos se están convirtiendo en higos en almíbar, sintiendo el iceberg que se forma del lado gélido de la cama  y que nunca va a calentarse, y no quiero ser una de ellas.

Entonces, se me ocurrió confiarle a mi amiga mis 500 dólares y un pedido muy especial: “Buscá un chico lindo, no un modelo de Calvin Klein, tampoco uno feo como los que te gustan a vos, uno como los que me gustan a mí. Fijate que sea decente y pagale para que me seduzca y sea mi novio por cinco o seis meses. ¡Ah! y aclarale que yo no me tengo que enterar de nada.”

¿Este es plan?

Sí. Este buen pastor accederá, pues hoy los dólares cotizan altísimo. Mientras la inflación nos sucede, los 4.30 llegan a 7 que llegan a 9 pesos el dólar,  nos iremos conociendo, compartiremos montones de cosas porque él está forzado a estar conmigo. Pero sin darse cuenta, se irá enamorando de mí. Sin saberlo estará ganando más que un excelente interés cambiario, una mujer extraordinaria.

Cada vez que tenga dudas sobre la relación o se asuste por el compromiso, mirará sus dólares crecer más y más y se quedará a mi lado, pero no por la plata, sino porque me verá como su inversión…su inversión en la felicidad, conmigo como esposa, como amor.

Va a llegar un momento en que no podrá distinguir lo que en un momento comenzó como un negocio, porque difusamente se convirtió en pasión, lealtad, entrega absoluta y amor incondicional.

Si esto no es confiar en la economía del país, ¿qué es, señores? ¿Qué es?
 Por suerte tengo un plan para no caer en la desesperación.

13 comentarios:

El Sargento dijo...

¿A cuánto está la tasa de interés del chongo? No es que piense invertir, pero me puedo poner a cotizar en bolsa (bolsa de consorcio, tal vez, pero bolsa al fin).
Muy bueno Jennísima, me dejó una cuantiosa plusvalía literaria y emocional.

;-)

f dijo...

"esta vez va a ser mejor
comprarlo hecho
al amor..."

che, me están preocupando ustedes, nosotros como buen país corcho que somos, después vamos atrás...

Alejo Z. dijo...

Con todo y que no se necesite una inyección de capital, todo va bien: como la economía!
Un abrazo Amapola,

Alejo

Hugo dijo...

Y si los invierte bien, para el momento del divorcio te llevás un montón de plata.

¡Es el plan perfecto!

Cinty dijo...

Coincido con f, en unos meses es EL negocio acá...


No es mala la idea, eh? Sobretodo por lo del divorcio, Huguito piensa en todo!!!

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

Hugo: deberían nombrarnos ministro de economía a los 2!

Y ahora q??? dijo...

Ya mismo entro a la página de la AFIP para ver mi situación de moneda extranjera!!

Genial como siempre Jennisima!

Un Simple Blog dijo...

¿Eso se enseña en la Universidad?

Etienne dijo...

Con 500 dólares y un plan, no te para nadie!
Habría que ver si la inflación no afecta también a los billetes verdes, pero calculo que eso no te debe preocupar!!

Sil dijo...

epa, tremenda idea. Estaré atenta al desarrollo entonces.

Nicolás Nunca dijo...

no son necesarios los quiñones. Invertilos en viajes de buquebús!
Lo demás llega solo. Confío en tí.
jajaj

Besos.

Ariadna dijo...

Apa, apa, esto no está nada mal.
Pero que no se haga moneda corriente que si se enteran muchas disminuye la cantidad de Robertos potables!

Ciudad Química dijo...

quien depositó dólares, recibirá dólares...

no amor...

by duhalde