Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

martes, 8 de noviembre de 2011

Cansada de ser tu tomate



En el acting de ser una mujer libre, sin mambos y sin ganas de tener compromisos, entro a tu vida como una semillita entra en el surco de la tierra de una huertita. Nos vemos cada tanto para que me riegues y yo crezco. Voy germinando un cariño hacia vos. Noto que cada tanto me ponés un abono especial y me imagino que es porque apostás a que este amor crezca de verdad.  Y sigo creciendo hasta que doy fruto y me doy cuenta de que me enamoré de mi huertero. Pero el señor huertero no solo cultiva tomates como yo, también cultiva todo tipo de frutas y las come a todas. Entonces me marchito.


Para la primavera, cerca el verano, el huertero se acerca a su huerta para revisar sus cultivos. Entonces trae la regadera y empieza a tirar gotitas, atento a ver qué plantitas reaccionan. Algunas están muertas de raíz, pero otras no, sólo andan con las hojas amarillentas y la fruta podrida pero con las raíces grandes y vigorosas como un baobab subterráneo. Claro que esa soy yo.

Con esas dos gotas de agua esta plantita no sabés cómo se recupera. Te da fruto al toque, tres kilos de tomates bien rojos, redonditos y firmes sin chistar.  Pero resulta que el huertero no quiere comerse ningún tomate,  ni piensa en hacerse una salsa pomarola, nada. Solo quiere alimentar su ego viéndome batir las hojas al viento.

Entonces tengo dos opciones: marchitarme de nuevo o curtirme al espantapájaros. Opto por lo segundo porque el tipo siempre está firme, no huye, se enfrenta a los cuervos para defenderme y sobre todo porque siempre está duro.

9 comentarios:

Hugo dijo...

Jajajaajajaja!

Hacer el papel del espantapájaros a veces tiene sus beneficios.

f dijo...

una decisión inteligente la suya!
(todavía hay esperanza para los feos)

Cinty dijo...

Jajajajajajajaaaaaaaaaa

Bunísimo, quiero un espantapájaros cerca (por las dudas...)

Yo NO SOY Cindy Crawford!! dijo...

Jajaja, que hdp.

Dale gas!!

Guada GN dijo...

A mi siempre me gustó el espantapájaro... en el Mago de Oz, digo... no conozco ningún otro...

Y ahora q??? dijo...

El huertero que se curta!!

Fri dijo...

Yo soy más boluda, no puedo entrarle al espantapájaros por despecho; necesito el agüita del huertero. Hijo de puta.

la niña destronada dijo...

O siempre puedes ser un tomate transgenicamente letal, que espere paciente a ser comido, para pudrir desde dentro al puto huertero.

Cuestion de tacticas... :D

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

la niña destronada: te imaginás si fuera posible, genial!! pensé que lo del espantapájaros era más sano pero me gusta tu estilo tomate inmolador