Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

lunes, 23 de abril de 2012

Costurero emocional


A veces la fe me queda corta y tengo que soltarle el dobladillo. No sé si mis miedos habrán pegado el estirón,  pero parece todo me quedara chico. Mirá mis esperanzas,  ¿qué talle son? ¿Extra small? ¡Ni que las hubiera lavado con agua hirviendo que están tan encogidas!
Por suerte siempre tengo un costurero a mano para la ocasión. A veces me pasa que tengo que zurcirme los miedos, no puedo llevarlos así, tan expuestos a todos. También he pasado horas y horas poniéndoles pitucones a mis inseguridades. Pero mirá, ni se notan, una joyita. Así emparchaditos nadie sospecha que las tengo. Mejor ni les cuento de los botones que tuve que coserles a mis ansiedades. Yo no sé qué hacían con ellos, si se los comía o qué. Un día dije basta y les puse velcro.  Fue la solución.
Y así voy, enmendando mis emociones. No vaya a ser cosa que me vean toda descosida.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

o sea que si aprendo a coser no tengo que ir más a la psicologa. genial

Juli dijo...

buuu, no se ni poner el hilo en la aguja. pero me tentaste

Anónimo dijo...

que sepa coser,que sepa abrir la puerta para ir a jugar

novoyaterapia dijo...

Sublime. Emocionante!

Damaduende dijo...

Los botones son lo mejor, totalmente. Los cierres uno los abre de un tirón y todo se sale. Los botones permiten que las cosas avancen con cierta espectativa, y no terminemos todos con los interiores desparramados por todos lados.
:)

Hugo dijo...

Si está descosida casi seguro le aparecerá un roto para completar el refrán.

f dijo...

y si.
atrás de cada histrión colérico se esconde un ser tierno y tímido, lleno de miedos e inseguridades.
asi somos, banfrulinha.

La Criatura dijo...

¡Jennísima a Utilísima!