Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

lunes, 25 de junio de 2012

Dame con el hacha.


Viste cómo es la naturaleza. A veces el limonero te perfuma el jardín y otras veces te hecha unas raíces voraces, estranguladoras de cañerías, rompedoras de baldosas y una tiene que evaluar. ¿Cuántos gin tonics puedo hacer con los limones que me das, Limonero destructor? ¿Cuánto me cuesta arreglar todo lo que rompiste y cuánto sale un kilo de limones en los chinos? Y lo más importante, si hay que sacarlo, ¿quién lo saca?

Si a Roberto le gusta ponerla,  a Roberto le gusta sacarla. Es el péndulo de la vida. Y Roberto con un hacha,  una sierra o cualquier herramienta en la mano queda pintado como Beckham en calzones.

(Recreación de llamado) “Ring, ring. Hola, ¿cómo estás? Es un re día para estar en el jardín, al solcete, por qué no te venís y hacemos un gin tonics.”

Así se vino, el pobre iluso. Cuál Yiya Murano, en lugar de ponerle veneno a la comida, le puse alcohol a su organismo para que accediera a  sacarme el limonero mientras yo le acariciaba el tronco.

 Luego de horas de trabajo, este hombre que es un trabajador hecho y derecho,  me dijo: “nena, te haché un árbol entero, ¿sabés todo lo que me vas a tener que hachar vos, no?
Lo que no sabe Roberto, es que él tendrá la fuerza, pero nosotras la maña. 

5 comentarios:

Anónimo dijo...

cómo viene el tronco de Roberto?

Lula dijo...

en casa tengo un palo borracho, si pongo un limonero, el jardín se transforma en un bar

Catalina La Grande dijo...

Por fin el blog volvió a las imágenes idílicas después de tanta grosería bastarda.

Por eso yo también volví.

Tengo uan mandrágora ¿qué hago?

f dijo...

me la imagino con la cabecita inclinada, carita de inocente y ojos de gato con botas...
y el hacha a la espalda.

no haga leña del troco parado, banfrulinha.

(y por favor, pode esa madreselva!)

Cinty dijo...

Jajajaaaaaaa