Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

jueves, 25 de octubre de 2012

Culpable


Todos hablan de los beneficios de andar en bici. Que es ecológico, que ayuda a aliviar el tránsito, que nos hace bien a  la salud, que si agarrás una calle empedrada y llevás puesto un jean tenés un orgasmo de dos cuadras, etc. Pero todos callan los riesgos y peligros, como el que me pasó hoy a la mañana.

¡Detenida en la comisaria cuatro horas! Y no por andar gimiendo, tocándome las tetas mientras pedaleaba por el empedrado de Defensa y Venezuela. ¡Por intento de robo de órganos!

A las 9 de la mañana llegué a Retiro en mi bici dispuesta a tomar el tren a Tigre. En el intento por pasar la zona de lo molinillos, me dirigí a la puertita donde una horda de pasajeros que recién bajaba del tren venía en contramano y no me dejaba pasar. Tuve que imponer autoridad y metí la bici para avanzar, pero ellos no se detuvieron y en el umbral de la puerta forcejeamos para ver quién lograba pasar. Cuando lo logré, a los 3 pasos, la palanquita del freno de la bici se le mete en el ojo a un niño de 6 años. La criatura rompió en un llanto desconsolador, tapándose la cara. La madre intentaba seguir avanzando en la multitud. Yo no podía seguir como si nada y tomarme el tren. Me detuve. Di la vuelta. El guarda lo vio todo. Vio como mi freno se metía en globo ocultar del nene, haciendo palanca para sacarlo, como una cuchara metiéndose dentro en un huevo pasado por agua. Logramos salirnos de la multitud, el nene se sacó la mano y ¡vi el horror!

El ojo estaba salido. Como sostenido  por un resorte. ¡Sangre! ¡Gritos! ¡Policía! ¡Ambulancias! Y yo detenida. Y ustedes se preguntarán por la bici. La bici la dejé tirada en Retiro.  Seguro me la robaron. Qué macana. 

10 comentarios:

Anónimo dijo...

boluuuu, es culpa de la madre!

Lucas dijo...

noo, culpa del sistema ferroviario!!

Anónimo dijo...

jaja, no, es culpa de Los K

Maru dijo...

Yo estaba preocupada por la bici, el nene con un solo ojito va a estar bien

Lali Nuñez dijo...

No te preocupes por la bici, Mauricio te da una por $20 por mes.

Petera infiel dijo...

Con o sin bicleta en esta ciudad no se puede vivir más.

Hay que irse a una ciudad chica con vida social.

El problema es que en un lugar así no se puede putañear porque te etiquetan enseguida.

emiliano dijo...

;)

CatalinaLaGrande dijo...

Jajaja ¡Qué pajera Jenni con el orgasmo de 2 cuadras!

Anónimo dijo...

JUA ESE ASIENTO AHORA DEBE ESTAR EN EL MUSEO DEL PESCADO!!

alelé dijo...

Aiiiaaaaaa que asquete! Señora no lleve a su nene en el furgon!