Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

viernes, 28 de diciembre de 2012

Voy a acabar con el 2012


Voy a despedir al año garchándomelo como a Roberto. Sí, leyeron bien. Voy a cogerme a este año como se merece. Lo voy a despedir a los gritos, rasguñándole la espalda peluda. Clavándole las garras mal pintadas. Estacándole los tobillos en la cintura para marcarle el ritmo al son  del rock and roll que quiera. Mordiéndole el cuello como un vampiro con dientes de acero para hacerlo desangrar, como él lo hizo conmigo.
Voy a cogérmelo del mismo modo como lo viví. Primero abajo, dejando que me la meta despacito, hasta arrancar el ritmo. Después voy a ir arriba, para mostrarle quién manda, que soy yo quien dice lo que voy hacer con cada uno de mis días. Pero el año no se deja mandonear, el muy guacho, y me va a poner en cuatro, y así me va a tener varios meses. Justo cuando le encuentre el gustito, me va a alzar y mirándonos a los ojos vamos a llegar juntos en una hermosa pose hindú en donde los dos nos sentimos cómodos, plenos y satisfechos. Es decir, Jennísimos.

Cójanse al 2012 y no lo llamen más. Empiecen una hermosa relación con el 2013 y séanle fiel, al menos, lo que dure un año.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

yo le voy a dar por el culo y que no chille!!

Chivi dijo...

yo algo le voy a meter por el culo, a mí me lo dejó en flor

oh nikita dijo...

aplausos Banfrula!!! (y esta vez me porto bien con el mouse)

CatalinaLaGrande dijo...

A coger ¡que se acaba el mundo!