Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

miércoles, 30 de enero de 2013

El desamor y Garbarino

Participé de una promo de Garbarino  por Twitter y fue como haberme garchado al pibe equivocado. Los mismos sentimientos de ilusión, decepción, odio y desesperación.  En ese orden.
La ilusión de conocerlo, de proyectar en él el amor perfecto es tan comparable a la ilusión de querer participar, de sentir que tenés todas las chances de ganar porque esa promo, al igual que el flaco, tienen el mismo destino: yo.

Cuando vi ese tweet que me invitaba a participar por una ultrabook se me dilataron las pupilas, sentí el corazón acelerado y todas esas cosquillas que te surgen cuando ves a un pibe que se parte en mil y querés llevártelo a tu casa. Con esa adrenalina y ganas me puse a participar: a escribir tweets como loca usando su hashtag.

  ¿Si revisé las bases y condiciones de la promo? Noooo, para qué. Una se besa con un flaco mucho antes de preguntarle si está casado, tiene hijos, trabajo estable, etc. Una simplemente se arroja a esa boca carnosa y a esos brazos que inspiran contención.

Les juro que di todo en esos tweets, para que sean creativos, originales, inteligentes y todas esas cualidades que un eximio jurado evaluaría. Di todo, tal como lo doy en la cama para deslumbrar a Roberto con mis capacidades amatorias gimnásticas.

¿Me preguntás si en el medio de la promo revisé las bases y condiciones? Noooo, tampoco, para qué. Ya estaba embobada de amor, mirá si Garbarino me iba a engañar. Eso es imposible. Las promos se hacen para fortalecer el vínculo con los clientes, afianzar la lealtad y al hacerlo en Twitter tenés esa cercanía e instantaneidad ideales, ¿por qué desaprovecharían todo esto? Durante dos semanas, yo les escribía tweets promocionando su hashtag, logrando que mis amigos me hicieran retweets y favs. Vivía en la panacea del amor,  obnubilada con la posibilidad de convertirme en dueña de una ultrabook. Tan ciega que si una amiga me decía, mirá que Roberto te está metiendo los cuernos, me hubiera peleado con ella con tal de no poner en tela de juicio a mi ilusión, mi amor.

Pero como en todo garche, cuando pasa el mes ya empezás a pedir más, a exigir definiciones. Y ahí es cuando Roberto se borra. No te responde, te ignora.  En ese preciso momento explotás de odio, pedís explicaciones y gritás: "¡¡¡Garbarino, mostrame las bases y condiciones la puta que te parió!!! Hace 1 mes que me tenés esperando, twiteando y no sé …. ¡Vos nada! ¿Qué soy? ¡¿Qué soy para vos, carajo?!"

¡Qué ingenua! Pidiendo explicaciones.  Roberto se borró y ya se está cogiendo a otras y una sigue enganchada jurando que le va a hacer la vida imposible.

 Entonces llamé a Defensa al consumidor y le conté mi historia de amor con Garbarino. Ellos me recomendaron ir a Lotería Nacional, ahí sí podrían ayudarme. Les hice caso y los llamé y les lloré porque Garbarino no me contestaba, ni me decía si había ganado o no. Simplemente me ignoraba. Mis amigos y familiares me decían: “olvídate, no te hagas mala sangre”. Y yo pensaba: “Me usó. Mé uso para tener un trending topic. Quiero vengarme. Ya no me importa si gano o no.  Quiero cortársela. Que no pueda hacer ni una promo más.”

Pero al final, la vida es así. Roberto sigue adelante, sacándole lustre a su poronga de oro y Garbarino sigue sacando promos sin bases ni condiciones. Hasta que cuando menos los sospeché,  recibí un mensaje directo por twitter. ¡Es Roberto que quiere volver! De repente se dio cuenta que yo era genial y me pide los datos personales porque estoy  entre las 10 finalistas de la promo. Y un exabrupto de emociones me amanecen porque no sé qué hacer con el odio acumulado. Estar entre las 10 finalistas cuando sé que mis tweets son los mejores y que merezco ganar me genera una sensación de malestar, bronca e injusticia.  Pero por el otro lado, es mejor estar ahí entre otras nueve, que sola y perdida.  Sin embargo sigo esperando … esperando a que Garbarino se decida qué quiere hacer con mi corazón. ¿Cuánto tiempo necesitará para evaluar 10 tweets? ¿Por qué no existe amor de tweet a primera vista? Sé que me merezco algo mejor,  lo sé. ¿Para qué esperar y dejar que me boludeen?  Tengo que seguir adelante, ya fue.  Sé que en algún momento voy a encontrar una Promo en Twitter bien hecha, con bases y condiciones,  porque al final de cuentas soy una clienta que lo vale.



7 comentarios:

Lauris dijo...

Porque tú lo vales! hagamos una vaquita y comprémosle una ultrabook a jennisima!!

Natalia dijo...

sale la campaña una ultrabook para Jennsima???
POrqwue claramente Garbarino no te va a decir que sos ganadora despúes de esta carta.

Hugo dijo...

Si no la ganás le prendemos fuego el rancho a don Garbarino.

gabrielita equis dijo...

Nos pasó algo similar con el TW de la revista de Maru Botana... le mandamos una pregunta sobre el nombre de una masa de torta y nunca nos contestaron... no sé para que coño se hacen una cuenta si no son capaces de contestar la duda de un seguidor interesado.

Petera Infiel dijo...

Jajaja y a mí me paso con el canal ENCUENTRO. Hice una consulta y recibi una respuesta automática acusando recibo. La respuesta de lo que quería saber no llego nunca.
Aclaro que la pregunta no era sobre sexo oral eh. De eso sé mucho ...........

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

me encanta que me compartan sus experiencias de promos Fraudes!! no me siento tan tonta.
gracias Gabrielita x Y Petera

NsNc dijo...

Pero igual no creo que el que te acuestes tenga "garantia de confianza"... igual garbarino tampoco... asi que estas en lo cierto es lo mismooo