Todo eso que nos hace sentir jennísimos: las insurrecciones que enrulan el mechón lacié, el puctum, lo desprolijo, lo desubicado, el ello, el imaginario radical, lo ridículo, lo inocultable, la falla, lo que nos esforzamos por ocultar pero que se ve a la legua como un elefante dorado. Bienvenidos al blog de Jennísima.

miércoles, 13 de marzo de 2013

La psiquis



Esa nube de algodón que rige nuestras conductas, personalidad, enfermedades y las ganas de coger.
Mi psiquis, un dulce para mi psicóloga, un veneno para mi soledad y un festín para las charlas con mis amigas. Mi psiquis, tan inestable como un móvil colgante en un balcón de un noveno piso, me advierte de cosas que no reconozco a través de enfermedades. Tengo que cumplir records de síntomas, como ser: un mes y dos semanas de resfrío para enterarme de que es muy posible que me dé un toque de miedo irme por primera vez de vacaciones con Roberto.

Como si mi psquis fuera psíquica y supiera más que yo. ¿Qué sabés vos? Solo me das disgustos y gastos. Avisame por mail, por whataspp o por Facebook que no estoy preparada para afrontar la realidad, pero no me inventes enfermedades.

Con voz de transexual y catarro expectorante, atravieso los días previos de lo que será una maratón de amor, sexo y lujuria all inclusive, como si fuera la tuberculósica Anne Hathaway en Los miserables.
Con la esperanza de mejorar ni bien ponga un pie en las exóticas playas caribeñas,  afrontaré este resfrío eterno lo más sensual posible, porque si sigo en este estado deplorable la psiquis de Roberto también le va a dar alertas. Entonces a partir  de hoy, en lugar de ponerme pashminas gigantes,  llevaré unas medibachas de lana para cubrirme cuello y el pecho. En lugar de pañuelitos, me sonaré los mocos con bombachas de algodón. Cada vez que tosa, además de taparme la boca, sumaré el delicado acto de empujar con la lengua el cachete como sugiriendo una fellatio. En vez de untar vic vaporú en el pechito,… ejem, bueno, podría untarme wasca beauty o leche de zúpalo.

Ahora sí, que mi psiquis me enferme todo lo quiera, que yo me sobrepondré con elegancia y sensualidad. Preparate, Roberto, ¡que cada estornudo va a ser un orgasmo!

7 comentarios:

Anónimo dijo...

ojo con estornudar como orgasmos, no sé por donde saldría el moco :P

Anónimo dijo...

ojo con estornudar como orgasmos, no sé por donde saldría el moco :P

Lili dijo...

me encanta. yo siempre psicosomatizo, no me siento tan sola.

Petera Infiel dijo...

Primero antes que nada que la pases lindo con el Roberto y lo otro es que me gustó lo de la felatio. Y ......... ¡es lo mío sabés!

Jennifer Amapola Banfrula dijo...

Petera: yo sé que vos siempre tosés asi!

Ale dijo...

que groso roberto!

CatalinaLaGrande dijo...

¡Como debés estar garchando que te olvidaste del blog!